Portada, Producción

Dura crítica de la Unión de Comerciantes e Industriales de San Lorenzo ante las inspecciones de AFIP y Ministerio de Trabajo

 

Escribe Ricardo Fernández

La AFIP y el Ministerio de Trabajo han lanzado un megaoperativo de inspección que ya está en San Lorenzo y se extiende a todo el Cordón Industrial con el control de terminales para tarjetas de  crédito y débito, controladores fiscales, y los requisitos de empleo desde el Ministerio de Trabajo que hacen a su jurisdicción.

A esta situación se le suman denuncias de comerciantes que expresan que cuando son visitados por los inspectores de AFIP, no se identifican directamente, conversan con los comerciantes hasta que llega el momento del control de las terminales.

“Una vez más, los comercios y las pyme estamos en el ojo de la tormenta. Una vez más, pasamos a ser objetivo de los diferentes ajustes, los que promovemos el 80% del empleo del país que además garantiza el circulante del dinero consumido en las mismas ciudades que se produce. Por supuesto que no nos oponemos a las inspecciones, son beneficiosas para poder mantener una económica ordenada y transparente. Pero no puede ser que una vez más seamos los primeros en ser controlados cuando las soluciones no llegan. Nos han cortado o desmadrado el acceso al crédito, han subido exponencialmente los valores de los servicios, la inflación continua que ha superado los pronósticos del mismo gobierno, la escalada del dólar, a la Ley PYME aprobada hace poco ya hay que hacerle reformas y todavía hay cosas que no se han podido implementar, las líneas de crédito prometidas tardan en llegar, la presión impositiva, el quiebre en la cadena de pago y la baja en el consumo, son parte de los obstáculos que una vez más las PYME, ya sean industrias como comercios tienen que soportar en soledad”, dijo el Presidente de la Unión de Comerciantes e Industriales del Departamento San Lorenzo, Roberto Yacuzzi.

“Las PYMES hemos superado todas las crisis desde los ‘70 a la fecha, y podemos mencionar varias en estas últimas década. En esta lucha muchos empresarios, productores, trabajadores han quedado en el camino. Y aun así somos los máximos creadores de empleo en la historia de nuestro país. Si no llegan rápidamente las soluciones para que la producción y el empleo sean estables primero, y luego plenos, para acompañar un crecimiento sostenible que haga que nuestro país empiece a recuperarse rápidamente, no habrá nada para inspeccionar cuando todo esté destruido”, continuó Yacuzzi

“En la reunión con los ministros de Interior, Producción y Trabajo  y el presidente Macri quedó bien claro que cada diez pymes, solo dos reciben línea de crédito (20%), y en este país es algo que sucede en forma sistemática. Primero, indefectiblemente deben llegar las soluciones, y después, los controles. Y el sistema debe ver bien a quién controla;  preguntamos si se controla a quiénes siempre ganan dinero, como el blindado sistema financiero; es de aquí de donde se debe sacar el dinero que las pymes no tienen y a las cuales tampoco les llega, porque las líneas de crédito no se implementan como corresponde ni en tiempo ni en forma. Se sabe que las pymes somos muy fáciles de controlar. Para sacar un crédito nos controlan los impuestos, los capitales, los empleados; si superamos este paso, después evalúan los proyectos y si finalmente se logra el crédito y nos bonifican los dos o tres primeros meses, después los terminamos pagando con creces en las cuotas siguientes. No es una verdad de “perogrullo”; es una realidad irrefutable que las pymes somos la columna vertebral, la sangre y el oxígeno de este país, y aun así, se esmeran, se empeñan en descalcificarnos y mantenernos anémicos. No puede ser que nos sigan tratando de esta manera. Primero tienen que venir las inversiones que prometió el gobierno, porque si nos inspeccionan primero y nos siguen sumando presión, qué nos van a dar después cuando estemos agonizando o muertos y habiendo cerrado las empresas, sean pymes industriales, de comercio o servicios, y junto a ellas, el tendal de personas sin empleo, sin ingresos, sin consumo, sin actividad para controlar o impuestos a pagar. Hay una sola decisión y medida posible que se debe hacer carne en todos los dirigentes y funcionarios de este país, esta es la determinación y el compromiso de crecer. Porque si las pymes no crecen, a nadie le va a ir bien en este país. Y terminemos con la tremenda falacia en que esto se resuelve con las medidas económicas que hay que tomar, gestionar y controlar; hay que tomar y ejecutar decisiones políticas a nivel nacional, provincial y local; hay que entender que si no tenemos una política de estado de desarrollo real donde no solo este la Nación, sino también las provincias, municipios y comunas, los poderes ejecutivos, legislativos y judiciales, trabajando juntos con el sector privado, corremos nuevamente un severo riesgo de producir una crisis terminal del país. Necesitamos que dejen de cazar en el zoológico y de pescar en la pecera. Recauden de donde hay para recaudar, como en el sector financiero que cada vez más tiene más beneficios, y no siempre exprimiendo a los mismos sectores. En nuestra actividad, en nuestra región nadie quiere volver a sufrir las consecuencias de los noventa, con una región y una comunidad devastada”, concluyó Yacuzzi haciendo también referencia a los 62 años de historia donde la UCI viene sosteniendo las mismas banderas de defensa de la producción, el comercio y regionalismo.

 

 

 

 

 

Qué opinas?

Directora de Pregón