Ciudad, Cultura

Inaugurarán un mural interactivo en la Plaza de las Madres

Se trata de una creación de  alumnas del Profesorado de Artes Visuales que se dicta en el Centro Cultural y Educativo Municipal “Brigadier Estanislao López”. La obra se enmarca en el proyecto “Alas para ir”, iniciado por la artista porteña Paulina Rucco.

El acto de inauguración se llevará a cabo el sábado 10 de noviembre, desde las 16 h, en la Plaza de las Madres, ubicada en avenida San Martín y Falucho. Participarán talleres de danzas, músicos locales y la Banda Municipal “Orlando Scalona”.

Las alumnas Virginia Méndez y María de los Ángeles  Zacone son las encargadas de replicar la obra en San Lorenzo. Es un mural de e cerámica y mosaiquismo en forma de alas en la que se fusionan y contagian talentos y en la que el paseante cotidiano, se convierte en el protagonista central de una obra colectiva, proyecto surgido de las experiencias personales y artísticas de la artista porteña. Tomado con su consentimiento,  fue plasmado en la ciudad de San Lorenzo, en el marco de la materia “Proyecto de animación sociocultural”, dictada por el profesor Pablo Aguiar en el Profesorado de Artes Visuales dispuesto en el Centro Cultural Educativo y Municipal “Brigadier Estandislao López”.

Paulina Rucco comenzó en el año 2012 con esta iniciativa y ya se han realizado 12 réplicas en distintas ciudades, entre las que ahora se encuentra San Lorenzo.

“Una obra colectiva como excusa para que cada uno encuentre su Don, aporte lo que sabe, su Don como una parte fundamental de un organismo independiente que comienza a manifestarse cuando comienza el proceso; cuando rompemos con el ego, cuando nos encontramos con el otro y comenzamos a trabajar amorosa, voluntaria y humildemente por un fin común.
Nos re vinculamos, nos acercamos, salimos de nuestra propia problemática, nos encontramos con el otro. Nos volvemos a mirar a los ojos.
Eso es lo que importa: el proceso y la vivencia. Lo que quede en uno y en los otros de esto. No podemos dimensionar hasta dónde puede llegar el impacto de nuestra acción en los otros.
La trama invisible que nos une comienza a manifestarse a través nuestro. Nace un organismo que crece por expansión vital. Inconmensurablemente, crece. Y excede los nombres propios. Y comienzan a ocurrir las cosas que sólo la fuerza del amor las explica. Unas alas como excusa para crear un mundo en el que nos encontremos en la diversidad, un mundo consciente de que somos uno. No son las alas, sino la unidad. No es la obra, sino lo que ocurre alrededor de ella. Ese es mi aporte. Mi mínimo aporte. Es responsabilidad y obligación de cada uno DAR lo que sabe”” 

Qué opinas?

Directora de Pregón