Actualidad, Cultura, Portada

Pensar el bullying desde otro lugar

Entrevista a Ayrton Oviedo, actor sanlorencino y víctima de acoso escolar. Hoy lleva adelante una obra teatral recorriendo las escuelas de la región concientizando acerca del bullying. 

Escribe Ricardo Fernández

El bullying es un comportamiento violento que atraviesa la escuela, que tiene víctima/s, victimario/s y público necesario e indispensable para que se lleve adelante. Ayrton Oviedo es un vecino y joven actor de la región, nacido en San Lorenzo y vive en Puerto General San Martín. Tiene 21 años y sufrió bullying en su vida escolar. A a partir de esa experiencia, pudo escribir en un guión teatral y desde hace tres meses recorre las escuelas de la región concientizando, denunciando situaciones de bullying que se dan en el hacer cotidiano y por tanto realizando prevención.

Lo que se busca en la obra es concientizar y muchas veces la obra deja en evidencia al acosador, porque se explica por qué el agresor es agresor y se busca que cuando esté por accionar se de cuenta que ya se sabe por qué lo va a hacer” , fundamenta Ayrton Oviedo. “El año pasado estaba en un momento muy complicado de mi vida y en un trabajo de autoconocimiento descubrí que todo por lo que había pasado había sido bullying. Parece raro, pero por algo iba yo sin ganas al colegio, o me había ido muchas veces llorando o me habían golpeado y en base a eso sentí que podía ayudar a desde lo que me gustaba hacer y empecé a crear para a través del teatro concientizar y prevenir sobre este tema”.

Consultado sobre el por qué en la escuela hoy  hay lugar para el  bullying nos dice: “El respeto por el profesor se perdió, y veo que las cosas se dan cada vez más porque al mismo alumno no le importa que el profesor lo esté viendo. Hablando con mis padres, antes, la presencia de un profesor se respetaba y ese tipo de cosas se cuidaban de hacer”.

El fenómeno de las redes  cuando se sube un vídeo da otro espectáculo: “Este tipo de cosas (las redes) empeora todo. Hablando con otra gente, lo que pude ver es mucho público adulto para estas cosas que comentan y qu

e apoyan este tipo de resolución de problemas, entre comillas, o este tipo de agresiones. Entonces las personas que más tendrían que estar en contra, lo terminan apoyando y por otro lado una cantidad de niños y adolescentes que se divierten viendo eso”,  continúa Ayrton.

La obra llevó ocho meses de trabajo en una experiencia de escribir teatro que nunca había realizado, tratando de contar una historia, de sumarle humor, esperando que llegue la inspiración y una vez terminada se la dio a Mariano Rey, su director de teatro. “Mucho de lo que hay en la obra se lo debo a Mariano porque se nota la mano de él”. Continúa: “Con el humor me pongo a la par ellos porque tenemos el mismo código, porque salimos, compartimos boliches, redes sociales entonces como tenemos edades tan cercanas, a través del humor busco ponerme en un lugar de complicidad. Empezamos hablando cómicamente de lo que son las redes sociales, pero después vamos entrando en el ciberbullying, después de la noche, de los boliches, para contar cómo un chico que sufre bullying se mete en el alcohol para escapar. Y después hay una parte en la que se habla con más seriedad del tema y lo que se busca es usar un lenguaje que choque, un lenguaje no común en un colegio para que el impacto sea lo más duradero posible.”

“En estas peleas en que se van a las manos el que pierde la pasa muy mal por todo este público que aporta más ofensa y más agresión a través de las redes y es terrible los desenlaces que se pueden dar por estas cosas también. Y el hecho de cambiarse de escuela nunca es una solución porque el chico sigue vulnerable a todas esas situaciones, todo le afecta mucho más. Y cuando se cambia de escuela el problema sigue porque el chico ya está predispuesto a que eso pase. Excepto a que se trate por ejemplo en un colegio como en el que Arístides (Álvarez, Instituto Zona Oeste de la ciudad de Rosario) es director. Realmente me animo a decir que este es el que más controlado tiene el problema. Dicho por los mismos chicos que venían de tener muchos problemas en la primaria, pasaron en la secundaria a ese Instituto y la están pasando muy bien. Y los chicos que se me acercaron fue para contarme que son todas cosas que pasaron en la primaria y que al cambiar en la secundaria el problema dejó de existir. Porque el mismo colegio lo tiene erradicado y tiene gente tan comprometida como Arístides trabajando cada día por este tema”

Qué opinas?

Directora de Pregón