ActualidadPoliciales

Atacan a balazos las sedes de la Uocra en Rosario y ciudad de Santa Fe y dejan cartel intimidatorio

Las sedes de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) en Rosario y la capital provincial fueron baleadas anoche. En ambos casos, los atacantes dejaron un cartel intimidatorio contra el secretario general del gremio rosarino y sanlorencino, Carlos Vergara.

“Saquenlo a Carlos Vergara porque no van a trabajar tranquilos ni en Santa Fe ni Rosario”, decía uno de los mensajes mafiosos encontrados en la sede de la Uocra.

“Una moto aminoró la marcha, tiró un cartel con un mensaje y disparó dos tiros a la puerta del gremio. No aparentaban ser muy grandes, pero estaban encapuchados”, contó un testigo del hecho a la prensa.

El ataque contra la sede de la delegación de la Uocra en la capital provincial, ubicada en la calle Ituzaingó al 2000 del barrio Candiotti, se registró el sábado por la noche.

En tanto, y según reportaron fuentes policiales, el ataque a balazos contra la sede rosarina de la Uocra, situada en 27 de Febrero al 5200, ocurrió sobre la 1.30 de esta madrugada.

Personal de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) pudo constatar al menos cinco impactos de armas de fuego en la puerta de acceso al gremio y, además, secuestraron varias vainas servidas en el lugar.

También al igual que en el ataque cometido en la ciudad de Santa Fe, los investigadores hallaron un cartel intimidatorio contra Vergara. Las actuaciones del caso se derivaron a la seccional 19° de Rosario.

Cabe recordar que hace un mes atrás, fue baleada la sede de la UOCRA en San Lorenzo en Moreno 750.  La policía constató cuatro impactos contra el frente de la sede gremial

Qué opinas?

Artículos relacionados
ActualidadEconomía

Los jubilados protestaron frente al Ansés: contra la precarización de las pensiones y el abandono del Pami

ActualidadGremiales

La UOCRA se declaró en estado de alerta y asamblea permanente

ActualidadRegión

La UNR estrena su propio edificio para la Escuela Preuniversitaria en General Lagos

ActualidadPoliciales

No eran bizcochos comunes: un preso quiso ingresar cocaína en masitas