PortadaRegión

El complejo agroexportador tuvo al menos 15 siniestros en todas sus plantas aceiteras en los últimos 20 años

Pregón realizó una recopilación de los siniestros más graves durante los últimos 20 años; desde Toepfer, los silos de ACA de 2002, la muerte de Ramiro Burgeño hasta lo ocurrido el martes en Terminal 6. ¿Qué falla en los protocolos de seguridad que provocan tantas explosiones y muertos?

“Dios estuvo en la planta” señaló Pablo Reguera, el secretario general de aceiteros tras la fuerte explosión ocurrida el martes por la tarde en la planta de Terminal 6 de Puerto General San Martín del cual no hubo personal herido. El siniestro se produjo en un toster Crown del área de extracción de la fábrica y el ruido que causó fue tan fuerte que se escuchó desde Oliveros hasta la zona norte de Rosario.

Sin embargo, lo que se informó como ” accidente” no es el primer antecedente en el cordón industrial, sino que hay un largo y triste historial de obreros muertos y heridos por explosiones en plantas agroexportadoras; a pesar de los comités mixtos de seguridad y del protocolo que existe en la provincia de Santa Fe para la Prevención y Mitigación de Explosiones de Polvo en plantas de acopio, acondicionamiento, procesamiento y terminales portuarias que manipulen cereales, oleaginosas y subproductos sólidos derivados que fue presentado por el ex gobernador de Santa Fe Miguel Lifschitz en el 2019.

Una recopilación de datos que realizó Pregón refleja que en los últimos 20 años, todas las empresas aceiteras tuvieron al menos un accidente laboral en su historial. Nidera, que luego pasó a ser Cofco, y Terminal 6 fueron las fábricas con mayor cantidad de siniestros.

El historial de muertes y accidentes en agrexportadoras el largo; el 9 de octubre de 2001 una explosión en uno de los silos en Toepfer en Puerto General San Martín (ahora ADM) que le costó la vida a tres operarios; Osvaldo Peralta, de 31 años; Adalberto Milano, de 48; y Luis Almada. Cuatro trabajadores sufrieron lesiones de consideración, mientras soldaban la estructura de un silo de 15 metros de alto. La causa de la explosión se debió a una acumulación de gases.

El 26 abril de 2002 se produjo la explosión de las celdas de la empresa ACA en San Lorenzo, un siniestro que quedará en el recuerdo de los sanlorencinos que observaban aquel mediodía un hongo de tierra y polvo que se elevaba al cielo y observaban como la onda expansiva rompía vidrios de ventanas en un radio de veinte cuadras. La acumulación del polvillo de la soja en suspensión, combinada con la abundancia de oxígeno en un lugar cerrado y el contacto con una fuente de calor (presumiblemente una falla eléctrica) provocaron una explosión que levantó a una veintena de obreros por los aires, mientras almorzaban cerca de las 13 horas. Durante horas, la desesperación crecía en los familiares de una decena de trabajadores desaparecidos bajo los escombros, algunos se habían arrojado al río Paraná y otros se habían desmayado. Lamentablemente, Marcelo Acosta, de 31 años murió sepultado entre los escombros.

Imagen Archivo de un silo de ACA

El 15 de noviembre de 2007 perdió la vida Ramiro Burgeño, un joven de 22 años que quedó atrapado en la montaña de granos y murió asfixiado en un silo de la empresa Vicentín ubicada sobre la ruta A012. Burgueño se encontraba con Jorge Gamarra y otros operarios trabajando sobre una montaña de pellets de girasol cuando cedió el cereal y quedaron debajo del mismo. Gamarra salvó su vida de milagro siendo rescatado pero Ramiro no pudo salir.

El apellido Burgueño marcó un antes y un después en la lucha obrera por la conquista de mejores condiciones laborales, tras una extensa batalla legal en la que sólo fueron procesados un supervisor de planta y un responsable del área de higiene y seguridad de Vicentín.

Foto archivo de una de las marchas realizadas por la familia de Ramiro pidiendo justicia.

El 2 de julio de 2010 una deflagración de un horno secador conocido como Toster que se estaba reparando, terminó con ocho operarios heridos con quemaduras en Terminal 6. Seis de los trabajadores heridos pertenecían a la contratista Sergem, y los otros dos eran empleados directos de Terminal 6. 

El 4 de diciembre de 2010, un trabajador identificado como Oscar González falleció y otros cuatro resultaron heridos en un accidente en la planta Noble de Timbúes. González cayó sobre una montaña de virutas de madera y murió asfixiado, y cuatro obreros resultaron heridos al intentar rescatarlo. El incendio se desató en un chip de maderas, en una montaña de más de 10 metros de alto y un diámetro de treinta metros que duró varios días.

El 31 de mayo de 2013, un operario de la firma Nidera en Puerto Gral. San Martín identificado como Matías Jesús López de 59 años y oriundo de Timbúes se encontraba descargando cereal de los camiones, en una plataforma hidráulica. Aparentemente un elemento del transporte se le cayó y cuando López salió al exterior cayó en una fosa y fue arrastrado por el cereal falleciendo en el lugar.

Un joven de 19 años identificado como Gustavo López, oriundo de Oliveros, murió aplastado por una montaña de soja mientras realizaba trabajos de limpieza en una celda de acopio de la empresa agroexportadora Cofco, ubicaba en la localidad de Timbúes el pasado 14 de diciembre de 2016. Otros dos trabajadores, en tanto, sufrieron politraumatismos pero lograron salvar sus vidas. López, de 19 años, Ariel Rojas, de 35 años, y Mauricio Cortez, de 21 años, junto a otros dos trabajadores más se hallaban realizando tareas de limpieza en una celda de acopio de la cerealera Cofco (ex Noble), cuando una pared de soja cayó sobre los obreros, quedando sepultado López y falleciendo de asfixia. Estos operarios trabajaban para la empresa Delta Fum Argentina SA, una de las tantas contratistas que las grandes cerealeras utilizan para la limpieza y fumigación de las celdas de acopio.

El 4 de septiembre de 2017, un incendio en una secadora de la empresa Molinos Río de la Plata en San Lorenzo provocó un gran susto. No hubo heridos afortunadamente y cuerpos de bomberos debieron trabajar durante varias horas para poder sofocarlo.

Las llamas se elevaron y duraron varias horas en la secadora de la planta Molinos

El 18 de agosto de 2017, Brian Montero de 27 años de edad murió en la planta Renova en Timbúes, cuando cayó una viga desde una altura considerable y lo aplastó. También en ese accidente resultaron heridos otros dos trabajadores. Desde la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) señalaron que los trabajadores pertenecían a la contratista Coma, que aparentemente estaban realizando trabajos sobre una nueva celda ubicada en uno de los patios de la empresa.

El accidente de Renova donde perdió la vida un trabajador

Dos meses después, el 3 de octubre de 2017, un operario de 35 años identificado como Laureano Gómez murió cuando realizaba trabajos de mantenimiento en un silo de la planta que la cerealera Bunge en Puerto General San Martín, luego de que cayera al silo por un túnel de 16 metros quedando atrapado bajo las semillas.No tenía los elementos de seguridad para realizar las tareas.

En un comunicado la empresa expresó “Bunge lamenta profundamente el accidente fatal, acaecido a las 7.10 AM del día de la fecha en su complejo Industrial de PGSM, donde sufrió la pérdida de su colaborador Laureano Gómez, quien se desempeñaba allí desde el año 2009. Laureano se encontraba realizando tareas de limpieza desde las 5 AM, junto a dos colegas, quienes habían recibido el permiso de trabajo habilitándolos a realizar tareas de limpieza desde los túneles inferiores del silo 205. Al momento se están llevando a cabo las investigaciones correspondientes para determinar las causas del accidente. La compañía reitera su profundo dolor por el fallecimiento de Laureano y acompaña a su familia”.

El 27 de diciembre de ese mismo año, se produjo una gran explosión en Cofco ( que había dejado de ser Nidera) en Puerto General San Martín dejando dos muertos y varios heridos. La explosión se produjo en el área de carga del puerto privado. Ramón Domingo Jiménez y Juan Castillo de 42 años quién murió días después a raíz de las graves lesiones, se sumaron a la larga lista de fallecidos en accidentes en agroexportadoras.

Accidente en Cofco de 2017

https://www.facebook.com/watch/live/?v=1952229381457253&ref=watch_permalink

El 30 de julio de 2018 a 11.30 de la mañana se produjo una fuerte explosión en la planta de Vicentín , Según informó la empresa el siniestro fue en un tanque de almacenamiento. “Los protocolos de seguridad y las instalaciones propias para este tipo de emergencias funcionaron adecuadamente gracias a la rápida intervención por parte de la brigada de bomberos propia de la empresa, junto con la participación de los bomberos locales y Prefectura. El siniestro pudo ser controlado, habiéndose producido sólo daños materiales”, informó la empresa.

Explosión en un tanque de almacenamiento de Vicentín, afortunadamente no se reportaron heridos.

El 8 de enero de 2019, Fernando Peña de 33 años estaba limpiando un tanque con vapor cuando cayó en una fosa que contenía líquidos tóxicos y agua a muy alta temperatura. Peña fue trasladado a una sala especializada del Sanatorio Británico de Rosario, con el 90% de su cuerpo quemado, donde finalmente murió. Pertenecía a una empresa contratista de Capitán Bermúdez que realizaba tareas en la planta Dreyfus de Timbúes, donde ocurrió el hecho.

El 13 de febrero de 2019, se produjo otro accidente fatal en Cofco, Puerto General San Martín en momentos en que un empleado de 25 años cayó desde 15 metros de altura de una pasarela. Walter Quiróz murió en el sanatorio Mapaci de Rosario; era empleado de la firma Electroluz y desde hace ocho meses trabajaba en la instalación eléctrica.

Accidente fatal en Cofco

20 de octubre de 2020: Una fuerte explosión en Terminal 6 se sintió en todo el cordón industrial; pudo haber sido una tragedia, pero debido que la onda expansiva se elevó no hubo que lamentar heridos. El gremio pedirá que se investiguen las causas del hecho, y la empresa emitió un breve comunicado en el que no abunda en detalles.

El secretario general del sindicato aceitero del departamento San Lorenzo, Pablo Reguera, expresó a Pregón que después de semejante explosión cuesta decir que no hubo ningún accidentado. “Después de una hora, después de que los compañeros me dijeron que no hubo heridos me quedé tranquilo.  Vi que la parte esa quedó destruida. Estaba muy asustado. Lo bueno es que Dios estaba en ese lugar porque no pasó absolutamente nada con los trabajadores ahí adentro“.

El secretario general dio explicaciones sobre lo ocurrido: “El toster es una máquina muy crítica que tienen las aceiteras, en la parte de producción  y allí es donde se separa el aceite a través de solvente y queda la harina con solvente. Es una máquina que tiene como siete pisos y mucha temperatura de vapor hace que se gasifique el solvente y vaya quedando la harina sola que va quedando en los depósitos, va pasando por distintos niveles. Cuando ya llega al segundo piso o al último la harina ya perdió el solvente. Pero eso se trabaja con muchísima temperatura y en algún momento se pega y se hace como brasa y allí se opera y se trata de ver cómo se sacan esas brasas que son las que provocan la explosión. Las explosiones se dan cuando se filtran en esas máquinas un poco de oxígeno. Cuando el oxígeno entra allí se produce la explosión. En este caso la explosión se hizo en el último piso, disparó para arriba”.

Y añadió: “Si hubiese sido en otro piso, hubiese sido otra la situación, mucho más grave, seguramente más grave, más partes de la empresa se hubieran visto perjudicadas y también los trabajadores. Por suerte se disparó la válvula de seguridad que está arriba de todo y eso es lo que se sintió como onda expansiva. Estaban los operadores, sabiendo que esto estaba con temperatura,estaban viendo un problemita que había en la caldera”.

Reguera señaló que existen protocolos a seguir cuando estas máquinas levantan temperatura y hacen brasa. “Como en estos casos, de mil, falla un poco la tecnología. No falló el comité mixto ni la seguridad”, finalizó.

Por otra parte, la empresa Terminal 6 comunicó que el martes por la tarde se detectó una explosión en nuestro complejo industrial ubicado en la localidad de Puerto General San Martín.

“Como consecuencia de ello, se procedió a aplicar lo dispuesto en los protocolos de seguridad, lo cual incluyó la evacuación de las personas que se encontraban realizando tareas en la zona afectada, sin registrarse heridos.

Queremos agradecer muy especialmente a todo el personal de la empresa, brigada de emergencia y salud ocupacional como así también a la Prefectura de Puerto General San Martín, quienes rápidamente brindaron asistencia en el lugar.

La empresa continuará con el proceso de investigación a fin de determinar las causas del evento, en colaboración con las autoridades y organismos pertinentes”.

Qué opinas?

Artículos relacionados
ActualidadRegión

Firman un convenio para realizar inversiones en energía e incluir como usuarios a los consumidores informales

PortadaRegión

Timbúes: Avanzan en el proyecto Parque Nacional Isla Santa Fe

ActualidadPolicialesRegión

Víctima de una estafa telefónica, un abuelo entregó una importante suma de dinero

CiudadPortada

La Municipalidad de San Lorenzo alcanza un número récord de castraciones de perros y gatos

Este contenido está protegido