JudicialesPortada

Strumia: “No tuve las pelotas para decirlo, porque arrastré todo esto a un quilombo”

Lo dijo ante el tribunal y frente a Alberto Perassi cuando se refirió a que no tuvo el coraje de contar que mantenía una relación extramatrimonial con Paula Perassi hasta el día de su desaparición.

El testimonio de Gabriel Strumia cerró la última jornada de las audiencias de revisión del fallo que lo condenó junto a su esposa Roxana Mitchl a 17 y 7 años de prisión respectivamente. De su palabra y la de su esposa, que tuvo su espacio antes que él, le daba un cierre a la teoría de su defensa, que sostuvo durante el juicio, la apelación, y esta nueva instancia en la que se revisa la anterior condena. Su testimonio podría inclinar la balanza de su lado, reforzando una estrategia de sus abogados que durante tres días, llevaron a cabo un planteo que apuntó a acusar al marido de Paula de haberla asesinado o al menos pedir que sea investigado, de desprestigiar a la víctima tratándola de mentirosa, y sosteniendo que el bloque acusatorio ( fiscalía y querella) no tuvieron pruebas suficientes para poder demostrar en el juicio la hipótesis del secuestro de Paula; el aborto practicado en contra de su voluntad y el encubrimiento.

Cuando Strumia tomó el micrófono, se sentía el ambiente tenso, debido a que minutos antes Alberto Perassi, le suplicó que “no fuese cagón (sic) y que le dijera donde estaban los huesos de Paula”. Tras ese intercambio de miradas, y del fuerte pedido del padre de la mujer desaparecida, se necesitó de un cuarto intermedio para que la familia de Paula pudiera recomponerse. Incluso, el momento fue tan fuerte, que el tribunal consideró que había que hacer una pausa.

Al retomar, fue la esposa Roxana Mitchl quien también reconoció que se quedó con él por su estructura familiar y por sus hijos y relató lo dolida que se sentía por haber sido engañada, pero más aún, por haber sido separada de sus hijos los tres años que estuvo presa y sostuvo que de haberse separado de él en el momento de enterarse de la desaparición de Paula( y de que su marido le era infiel con ésta); no estaría sentada en el banquillo de los acusados.

Ante estas dos situaciones previas, la expectativa de la sala estaba puesta en qué iba a decir Strumia sobre todo esto, y su respuesta fue la misma que durante el juicio oral en abril de 2019: “Yo no sé nada sobre qué pasó con su hija Alberto, no tengo la forma de saber porque la ultima vez que hablé con ella fue el sábado a la tarde, yo sabía que tenía problemas con su marido, que venían peleando, venían teniendo discusiones, lo sabía. Tendría que haberlo dicho, capaz que sí, pero me callé la boca porque pensé que era un problema de pareja que tenia que resolverlo ella”, expresó el amante de Paula.

Su reflexión sobre no haber contado la supuesta violencia que ejercía el marido de Paula en ese momento preciso en que la estaban buscando, amplía o acomoda, la primera versión que dio el empresario, cuando habló por primera vez durante el juicio oral, e introduce la versión de que Paula era violentada por Rodolfo Ortiz de Elguea, un relato que no había aparecido nunca durante en las jornadas de debate.

“Por ahí fue poco hombre en no decirlo, por ahí tiene razón y no tuve las pelotas para decirlo, porque arrastré todo esto a un quilombo con mis hijos que quedaron solos, un juicio, y no estaría tres años y medio mi señora separada de sus hijos” soltó Strumia llorando.

Strumia agregó datos de los días previos que no los había contado en el juicio, por lo que la querella señala que podría ser un texto armado por la defensa: “Yo pensé que era una locura que había hecho, me había comentado más de una vez, que se iba a ir a la mierda, que iba a dejar a los chicos, yo no supuse que había pasado algo, yo le había visto las marcas en los brazos, por eso traté de esa semana de no vernos, para no complicar más las cosas, porque nos veíamos varias veces”, y agregó: “Nos veíamos los martes, los jueves, yo llevaba a Nicolás a Lautaro a rugby, aprovechaba y la veía, yo soy inocente de todo lo que se me acusa, sí soy culpable en haberla engañado a ella (a Roxana), soy inocente no se que pasó con ella (con Paula) ni que hicieron con ella, solamente supe el sábado que me dijo (Paula) que habían discutido el viernes de vuelta con su marido y le dije tratá de arreglar las cosas, hablá con tu mamá, habla con tu papá, comentáles lo que está pasando, porque yo no podía decirle que a ellos que todos los días peleaba con el marido porque no quería que saliera a la luz lo que pasaba entre nosotros. Pensé que ellos tenían una pelea y que iba a volver, por eso no conté nada en la policía, porque era complicarla más, y hoy me arrepiento de no haberlo hecho.

Qué opinas?

Artículos relacionados
PortadaRegión

La provincia se suma a colaborar con el municipio de Puerto en la puesta en marcha del Polo Educativo

CiudadPortada

Vía streaming, se desarrollará una nueva edición del Mercatino di Natale

ActualidadPaísPortada

Verano 2021: Cómo tramitar el certificado para viajar a otras provincias

CiudadPortada

En el Día Mundial de la Lucha contra el Sida, la Municipalidad realizó acciones de promoción y prevención

Este contenido está protegido