ActualidadJudicialesPoliciales

Una joven herida de bala y el regreso de la violencia narco a San Lorenzo

Kiara Cajal, una joven oriunda de Rosario de 15 años de edad continúa internada en el Hospital Centenario se encuentra en sala común pero esperando una operación para retirarle las balas alojadas en su mandíbula y pecho.

De acuerdo al último parte médico, Kiara continua internada cursando pre operatorio a cargo de servicio de cirugía maxilofacial facial y traumatología del Hospital; tiene una herida de arma de fuego en clavícula con proyectil alojado, y otra herida de bala en maxilar inferior. Se encuentra compensada hemodinamicamente y fuera de peligro.

La adolescente de 15 años fue baleada en la noche del domingo por desconocidos en la zona de la calle Costanera s/n de San Lorenzo; según puso conocerse, la adolescente paraba allí al momento de ser herida. Sin embargo, la fiscalía intenta reconstruir el hecho, sin poder recolectar muchos elementos. La joven fue trasladada en moto por otra mujer hacia el Centro de Salud Catalina Salomón de Puerto General San Martín y por la gravedad de sus heridas fue derivada al nosocomio rosarino.

Hasta que la joven no se recupere, no podrá prestar declaración, pero una testigo declaró que a Kiara quisieron robarle el celular, unas zapatillas y una mochila.

Horas después, durante el domingo aproximadamente a las 11 horas, otro hombre de 25 años, identificado como José Luis V., fue atacado por desconocidos que le dispararon varias veces también en Avenida Costanera S/N. La víctima presentó una fractura expuesta en fémur izquierdo; una herida de arma de fuego con entrada en la cara externa del glúteo izquierdo con salida por el lado interno e ingreso por la cara interna, quedando alojada en ese lugar y una segunda herida con orificio de entrada en el glúteo interno y salida lineal en el interglúteo, quedando internado en el hospital Granaderos a Caballo de San Lorenzo.

José Luis V., declaró que los atacantes serían de la banda de “los Rosarinos”, apodados así en la zona norte de la ciudad a la temible banda de Brandon Bay, quien está preso en Piñero por ser el líder de una asociación ilícita que se dedica al narcotráfico, pago de coimas a funcionarios policiales y de llevar a cabo distintos homicidios para sembrar el terror en la zona y conquistar el terreno para la venta de estupefacientes. La banda está imputada por los homicidios de Brian “Runi Sánchez y Gerardo “Pecho” Pérez, ocurridos el 29 y 25 de mayo de este año en la zona norte de San Lorenzo.

A estos hechos, se le suma el ocurrido el sábado en un local de ropa de avenida San Martín al 1400 donde personas no identificadas arrojaron un bidón con nafta y prendieron fuego la vidriera del comercio. Si bien hasta el momento no existe una vinculación con los dos hechos anteriores, los investigadores no descartan ninguna hipótesis.

El nombre de la banda “Los Rosarinos” está incluida en una investigación que realizaba la Agencia de Criminalidad Compleja del MPA, luego de una serie de homicidios y personas heridas de arma de fuego durante 2018 y 2019, entre ellos, el de Eduardo Villegas, ocurrido el 31 de julio de 2019, de Jorge Eduardo Acosta, el 2 de agosto de 2019 y la muerte de Rodrigo Gigena, un joven de 25 años que fue asesinado a disparos cuando iba a buscar una gaseosa desde su casa al comercio de su familia ubicado al lado. Gigena era ajeno a la disputa narco, y la hipótesis que barajaba la fiscalía era que los sicarios se equivocaron de lugar y buscaban un búnker a pocas cuadras.

“Los Rosarinos”, tenían una conexión con “Dany Godoy” quien se encuentra prófugo desde el homicidio de Marcelo “Coto” Medrano, ocurrido el 10 de septiembre de 2020 en una YPF de Av. San Martín y Eva Perón de Granadero Baigorria, donde una vieja enemistad y relacionada a disputas relacionadas a la venta de estupefacientes fue una de las líneas de investigación de los fiscales. El hermano de Dany, el suboficial Gabriel Godoy quedó hoy en libertad pero imputado en ese crimen.

De la evidencia presentada por los fiscales Edery, Schiappa Pietra durante la audiencia imputativa realizada a la banda de Bay el 10 de junio de 2016, surge que detrás de esta serie de homicidios había una disputa por la venta de drogas que tenía tres bandas: Alberto “WILLY” V., Víctor Hugo “PIPI” L y los santafesinos, quienes convivían sin ” molestarse” pero que en el 2019 ingresó otra banda denominada ” los rosarinos” y que que los crímenes era una operación para hacer parecer una guerra entre ellos (Willy-Pipi-Santafesinos), pero que en realidad los únicos beneficiados eran los rosarinos. Puntualmente el asesinato de Villegas venía de una maniobra desde la cárcel de Coronda, más precisamente del pabellón número 4, donde un tal “Brandon”, rosarino, impartió órdenes a otros miembros de la estructura para cometer dicho crimen.

La mayoría de los integrantes de la banda de Bay continúan en prisión preventiva efectiva hasta la realización del juicio oral que aún no tiene fecha. Según fuentes consultadas, estos últimos hechos, hablarían de un rebrote de violencia ligado al narcotráfico en el cordón industrial.

Qué opinas?

Artículos relacionados
ActualidadGremiales

Aceiteros amenazaron con parar y las empresas finalmente pagarán el bono

ActualidadProvincia

Este miércoles, la provincia confirmó 1.110 nuevos casos de coronavirus y 12 fallecimientos

ActualidadCiudad

Finalizó la primera etapa de la Colonia de Vacaciones Municipal

ActualidadPoliciales

Murió un joven electrocutado en la planta de la empresa ex Ar Zinc